lunes, 27 de septiembre de 2010

Acerca de la red I (en latín clásico: De Retis I pars).

Este verano he tenido que trabajar. Ya sé que parece una queja, pero para los tiempos de paro en que vivimos, es una bendición. Trabajé dando repasos en una Academia para alumnos que se presentan al examen de la Selectividad para poder ingresar a la Universidad. Ahora ya estoy otra vez muy ocupado con la Universidad.
Pues os cuento: quizás porque he tenido más tiempo para fijarme, o quizás porque ellos han tenido más tiempo para demostrarlo, he observado lo enganchados que se encuentran nuestros jóvenes a internet, y en particular, a las redes sociales.
Ejemplos: dos felices alumn@s mías que han estado junt@s toda la mañana, en clase, en el descanso, en el bar... se despiden diciendo: conéctate esta tarde a tal red social y vótame y escríbeme muchos comentarios. Otro que felicitó a su entrañable amigo con un abrazo por su cumpleaños, le dijo que llegando a casa lo felicitaría también por el muro (de internet). Y que avisaría a sus amigos para que lo hicieran. Finalmente, he tenido un caso de una adolescente que estaba triste y rabiosa porque tenía menos "amigos" en la red que la más famosa de su clase: la otra tenía más de 500 amigos virtuales...y ella sólo 400. Hablaban de granjas, de cuidar y comprar peces, votaciones en contra y a favor de personajes públicos sin relevancia; hábitos de vida, gustos personales como que "a mi me gusta comer directamente del bote de nata" para que sus amigos se unieran a ese gusto: "A 22 amigos le ha gustado esto"...
He utilizado conscientemente el verbo "enganchados" a la red, pues de verdad creo que el tiempo y el uso que nosotros o nuestros jóvenes damos a la web es exagerado y muchas veces inútil. Están atrapados en esta red como un pez, encadenados a los tobillos de las redes sociales e inutilizados por esta telaraña virtual. Hoy por hoy no eres nadie si no estás dado de alta en tal red social o si no escribes un blog o tienes una web... ¿Qué nos pasa? ¿Que nos está pasando? ¿Qué les pasa a nuestros jóvenes y a la sociedad que sin la Red... no somos nadie? Bueno, es una reflexión que quería compartir después de unos meses de sequía, por cierto, en la red. Así me obligo a engancharme más y a escribir pronto una segunda parte. Recuerdos.