domingo, 19 de diciembre de 2010

Esperemos que en estas fiestas todos encontremos la compañía que nos falta. Que nos encontremos con nosotros mismos primero; después con las personas que amamos y también con aquellas que deberíamos de amar más. Y finalmente, para los creyentes, que puedan disfrutar de la compañía incomparable de creer en un niño que nace para cambiar tu corazón.
Con el afecto de siempre; El aprendiz de Filósofo y su familia.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Acerca de la red I (en latín clásico: De Retis I pars).

Este verano he tenido que trabajar. Ya sé que parece una queja, pero para los tiempos de paro en que vivimos, es una bendición. Trabajé dando repasos en una Academia para alumnos que se presentan al examen de la Selectividad para poder ingresar a la Universidad. Ahora ya estoy otra vez muy ocupado con la Universidad.
Pues os cuento: quizás porque he tenido más tiempo para fijarme, o quizás porque ellos han tenido más tiempo para demostrarlo, he observado lo enganchados que se encuentran nuestros jóvenes a internet, y en particular, a las redes sociales.
Ejemplos: dos felices alumn@s mías que han estado junt@s toda la mañana, en clase, en el descanso, en el bar... se despiden diciendo: conéctate esta tarde a tal red social y vótame y escríbeme muchos comentarios. Otro que felicitó a su entrañable amigo con un abrazo por su cumpleaños, le dijo que llegando a casa lo felicitaría también por el muro (de internet). Y que avisaría a sus amigos para que lo hicieran. Finalmente, he tenido un caso de una adolescente que estaba triste y rabiosa porque tenía menos "amigos" en la red que la más famosa de su clase: la otra tenía más de 500 amigos virtuales...y ella sólo 400. Hablaban de granjas, de cuidar y comprar peces, votaciones en contra y a favor de personajes públicos sin relevancia; hábitos de vida, gustos personales como que "a mi me gusta comer directamente del bote de nata" para que sus amigos se unieran a ese gusto: "A 22 amigos le ha gustado esto"...
He utilizado conscientemente el verbo "enganchados" a la red, pues de verdad creo que el tiempo y el uso que nosotros o nuestros jóvenes damos a la web es exagerado y muchas veces inútil. Están atrapados en esta red como un pez, encadenados a los tobillos de las redes sociales e inutilizados por esta telaraña virtual. Hoy por hoy no eres nadie si no estás dado de alta en tal red social o si no escribes un blog o tienes una web... ¿Qué nos pasa? ¿Que nos está pasando? ¿Qué les pasa a nuestros jóvenes y a la sociedad que sin la Red... no somos nadie? Bueno, es una reflexión que quería compartir después de unos meses de sequía, por cierto, en la red. Así me obligo a engancharme más y a escribir pronto una segunda parte. Recuerdos.

viernes, 7 de mayo de 2010

Las creencias

Uno de los argumentos que más influyen en nuestra manera de ver las cosas, las personas y la misma vida son los pensamientos con que nos nutrimos. Basta que una madre te haya repetido desde la tierna infancia que todos los hombres son unos inútiles y que sólo buscan una cosa, para que a base de repeticiones mentales se conviertan en creencias sin base en la experiencia.
Una creencia es un esquema mental con el que nos movemos por la vida: influyen en nuestros mapas mentales por donde se dirigen nuestros sentimientos, nuestros pensamientos y finalmente nuestros actuares. Estoy atendiendo a un cliente que -con su permiso-, me ha dicho que llevaba meses convencida de que estaba triste y se sentía melancólic@ hasta que acabó embadurnad@ en el pozo oscuro y solitario de la depresión.
Uno de los ejercicios iniciales que hicimos es que escribiera en papel cuáles eran sus pensamientos anteriores y actuales a su depresión y ¡bingo!: todos eran negativos, pesimistas, ninguno positivo que le ayudara a escapar de ese torbellino que empezó como una ventolera y acabó en un huracán.
Ahora y gracias a la terapia del Asesoramiento Filosófico hemos cambiado la información de su GPS, de su mapa mental, de sus creencias y os puedo decir que lleva un excelente recorrido. Por ello, queridos 5 o ya 6 lectores del Blog: os invito a que analices cuáles son los pensamientos que son la referencia de tu vida, pues son ellos los que te llevan a ser como eres, a existir como existes y ser feliz o infeliz como a día de hoy vives. Hasta la próxima entrada.

lunes, 5 de abril de 2010

Esto sí es Novedad

Recuerdo que en un libro sagrado aparece un texto de un profeta que decía "Todo lo hago nuevo". Ahora que tengo la suerte de poder disfrutar de la paternidad y del trabajo que me hacen descuidar este Blog, he podido observar como aprendiz de filósofo algunas actitudes de mi hija.
A ella todo le parece nuevo; de hecho lo es; pero logra no aburrirse de los gestos, de los besos, de las despedidas, de los actos repetitivos que los hombres convertimos en rutina a lo largo de nuestra vida y que nos parecen viejos, usados, sin sentido, o sea, no nuevos.
Creo que la inocencia y la lección que nos dan las vidas bien vividas, las verdaderas, y en especial las de los niños, es que logran "hacerlo todo nuevo", hacerlo todo novedad. Y por ello poseen ilusión en todo; despiertan riendo y van a dormir agotados riendo y sueñan con estar despiertos para verlo todo otra vez con ojos de bondad, de admiración, como una oportunidad, sin rutina.
Querido lector abandonado: no caigas en la rutina de la vida que es el cáncer de la ilusión, aprovecha estas fiestas de pascua o de primavera para volver a abrir los ojos a la nueva vida que florece en la naturaleza y sin duda en tu interior. Hasta pronto; (¡esperemos!)...
Sólo te aseguro que una persona que lo hace todo nuevo, logra hacer de cada acto, un acto de amor y un momento de cielo. Compruébalo.