lunes, 31 de diciembre de 2007

Aprender a gustar y oler.


Sí. La sabia naturaleza nos ha dado estos sentidos para avisarnos de los buenos alimentos y de poner una señal de alarma o peligro ante los malos.

Recientemente, en estos días de festejos comentabamos que un alto porcentaje de anuncios en los medios son de perfumes. Parece que si usas el efluvio que promocionan los artistas, las modelos, los famosos, te parecerás más a ellos.

Sin desmerecer de la limpieza diaria y la necesaria pulcritud de convivencia social, me pregunto si estamos conformes con nuestro olor. Es otra manera de estar conformes con nosotros mismos. En mis primeros años de internado me decían que "debíamos oler a limpio". Sí, pero todos tenemos ese olor personal que hace que una persona se enamore de una y no de otra y que cada perfume huela distinto en cada piel. Y que cada pareja encuentre especial atracción por la acción de las feromonas, gracias a su peculiar aroma.

Aprendamos a aceptar y a disfrutar de los olores, de las fragancias, de los perfumes que nos trae una persona, una comida, un amanecer lluvioso y frío de invierno... y aprenderemos a gozar más de los sentidos que gratuitamente nos da la vida.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Aprender a sentir...


¿Cuántas veces tenemos contacto físico con las personas? Al saludar, al dar un abrazo, una palmada en la espalda… pero quizás también banalizamos muchos de estos contactos. Tocamos sin sentir, sin sentido: saludamos sin calor, abrazamos sin amor y palmeamos sin afecto.

La invitación de hoy es que aprendamos a usar el sentido de nuestro tacto. Que no lo perdamos, pues cada vez, nos hacemos seres que apreciamos menos –lo que tenemos entre manos-. Parece que este mundo se esfuerza por aislar y hacer cada vez más raros nuestros contactos físicos.

Cada vez que viajo al extranjero a ver a mis padres y hermanos, experimento una realidad increíble: mis padres y hermanos me tocan, me acarician, me abrazan, me apretujan… porque ha faltado ese contacto físico en el tiempo.

Os invito en estas fiestas, y en cualquier ocasión a aprender a tocar y a sentir; a darle un significado a un apretón sincero de manos, a un beso en una mejilla tibia de nuestra madre; a un abrazo que hace tanto tiempo no damos a nuestra pareja… entonces recuperaremos nuestro gusto por sentir. ¡A por ello!

domingo, 9 de diciembre de 2007

Aprender a mirar...


Aprender a....
Mirar... Es algo parecido a la escucha. No miramos... sólo vemos pasar las personas, los acontecimientos. Ver es, una atención fugaz, desantenta, distraída. Mirar es deternerse a descubrir las cualidades del otro; el sinfín de matices de colores, de textura, de dimensiones que posee la persona con la que convivimos todos los días...

Mirar es entrar a la profundidad de las palabras, de los sentimientos, de los hechos. Es una cualidad que sólo poseen y cultivan unos pocos que son capaces de sobrevolar el 'stress' compulsivo al que nos empuja el estilo de vida que hemos optado.

Platón en "su República concede una misión expecial a lo que él denomina philotheamónes – amigos del mirar. Son los especulativos, y al frente de ellos los filósofos, los teorizadores –, que quiere decir los contemplativos".
José Ortega y Gasset: Obras Competas, t. II, p. 16-17.

Creo que ese debes ser tú. El contemplativo, el amigo descubridor de lo que vale la vida y lo que vale la pena de ella. Un ejercicio para terminar: ¿has visto (corriendo) o has 'mirado' (pensando) este artículo? Ahí te descubres: eres superficial o profundo, insensible o sensible, práctico o contemplativo. Elige tú lo mejor. ¡Hasta la próxima!

domingo, 2 de diciembre de 2007

Aprender a escuchar


Muchos de los problemas de los que se me consulta, tienen que ver con la escucha. La naturaleza dotó al ser humano de un par de oídos y sin embargo, parece que los ocupamos poco... quizás hasta porque nuestros mensajes son cada vez más cortos: tv; móviles; chats...
Me imagino que conoces la diferencia entre oír y escuchar. Puedes oír el tráfico que pasa por tu calle o tu trabajo; pero puedes escuchar y distinguir cada uno de los sonidos: la motocicleta; el coche de bomberos; las voces humanas...
Así debemos hacer en nuestras relaciones: estamos acostumbrados, habituados, aburridos de oír, pero son muy pocos lo que nos proponemos escuchar: escuchar lo que quiere decir tu madre con esa frase relativa a las próximas fiestas; escuchar lo que quiere decir tu mujer respecto de la relación de la pareja; escuchar lo que te avisa un amigo como una advertencia.

Sí amigo; aprende a escuchar y tus relaciones familiares, sociales y profesionales, mejorarán, ¡seguro que sí! Hasta pronto.

domingo, 25 de noviembre de 2007

¿Sirve hoy la filosofía?


Aparentemente la filosofía es una ciencia que está denostada, olvidada e incluso perseguida. ¿Por qué? Por que te sirve para pensar. Y quizás, los que nos controlan, nos gobiernan, los que piensan por nosotros, no desean que hayan pensadores autónomos, críticos con ellos mismos y con el sistema establecido.

Es por ello que este humilde blog, quiere ser un lugar de conversación- no un foro de agrios debates o descerebrados argumentos-, sino un ágora pública sobre las cosas de la vida, las que te ayuden a ser mejor persona, a pensar más y mejor sobre tu vida y tus intereses... bienvenid@s amig@as.