miércoles, 15 de mayo de 2013

El declive de la indignación en el IIº Aniversario del 15M.

Hoy festejamos el IIº Aniversario del Movimiento 15M. Me alegro con todos ellos, de los cuales me sigo sintiendo parte, al menos por mi pobre cooperación intelectual a través de foros y en las cada vez más escasas presencias públicas.

Sigo preocupado pues creo que lograron un leve despertar en las conciencias dormidas de gran parte de la vida social y política de Europa y algo de América. Pero fue apenas un breve sobresalto en la anestesiada conciencia dormida del viejo sistema continental-occidental. La bestia ha vuelto a su profundo sueño. Y sigue soñando con nosotros, con seguir devorando a sus hijos a través de bancos, deudas impagables a largo plazo, corrupción política.

Seguimos siendo los mismos, pero más cansados, más desilusionados, con cada vez menos recursos y muchas veces, con menos presencia física en las manifestaciones. ¿Se nos han acabado las ideas? O es que nosotros mismos estamos tan acostumbrados a nuestras rutinas de vida que ya pocas cosas nos sobresaltan? ¿Ya no creemos que las cosas pueden cambiar? Hemos perdido la ilusión, la indignación, la vergüenza.

El sistema nos ha vuelto a meter a su rueda y hemos empezado a dar vueltas otra vez en la noria de la feria que nos marea y adormila. Hace un año escribí felicitando el primer cumpleaños del 15M. Hoy, creo que no tenemos siquiera tartas ni velas. Permanezcamos en nuestro cómodo sillón, apoltronados hasta que esto reviente a la vuelta de una década. Y me adelanto pidiendo perdón a mis expertos amigos que me llamaron pesimista cuando empezó la crisis pues les dije que esto empezaría a remontar en una década. Pues ahora me pronuncio: temo que podamos seguir manteniendo este sistema para el 2025. Espero que esto se resuelva antes.

No hay comentarios: