lunes, 5 de abril de 2010

Esto sí es Novedad

Recuerdo que en un libro sagrado aparece un texto de un profeta que decía "Todo lo hago nuevo". Ahora que tengo la suerte de poder disfrutar de la paternidad y del trabajo que me hacen descuidar este Blog, he podido observar como aprendiz de filósofo algunas actitudes de mi hija.
A ella todo le parece nuevo; de hecho lo es; pero logra no aburrirse de los gestos, de los besos, de las despedidas, de los actos repetitivos que los hombres convertimos en rutina a lo largo de nuestra vida y que nos parecen viejos, usados, sin sentido, o sea, no nuevos.
Creo que la inocencia y la lección que nos dan las vidas bien vividas, las verdaderas, y en especial las de los niños, es que logran "hacerlo todo nuevo", hacerlo todo novedad. Y por ello poseen ilusión en todo; despiertan riendo y van a dormir agotados riendo y sueñan con estar despiertos para verlo todo otra vez con ojos de bondad, de admiración, como una oportunidad, sin rutina.
Querido lector abandonado: no caigas en la rutina de la vida que es el cáncer de la ilusión, aprovecha estas fiestas de pascua o de primavera para volver a abrir los ojos a la nueva vida que florece en la naturaleza y sin duda en tu interior. Hasta pronto; (¡esperemos!)...
Sólo te aseguro que una persona que lo hace todo nuevo, logra hacer de cada acto, un acto de amor y un momento de cielo. Compruébalo.