domingo, 15 de noviembre de 2009

Sobre el temperamento y el carácter...

Entre mis pilas y pilas de libros y apuntes tengo un folletito que compré en Italia hace muchos años que se titula: "El carácter del adolescente: como descubrirlo y educarlo". Recuerdo que uno de los mejores hallazgos que hice en mis años de adolescente, fue distinguir la diferencia entre temperamento y carácter.
El librito lo resumía más o menos de esta manera: con el temperamento se nace; el carácter se hace. Fue entonces que hallé simple explicación a por qué había temperamentos tranquilos, otros apasionados, otros amorfos... y cómo podía trabajar y pulir mi carácter para ser mejor persona. No desaparecerían rasgos innatos de mi temperamento, pero sí podría moldear tantas cosas que no me gustaban ni a mí ni a los demás.
Con la pobre experiencia educativa de padre primerizo puedo deciros que el temperamento se puede ver a los segundos del recién nacido: tuve la suerte de estar al lado del parto de mi mujer y observar los primeros minutos de nuestra hija en la incubadora que le daba calor. Esos primeros minutos han sido un preludio , un aviso, una admonición de lo que se ha visto después, a los 6 meses de vida de la niña.
El blog nació con un fin didáctico y práctico para la vida, como os ofrece el Asesoramiento Filosófico. Espero que este comentario nos sirva a todos a no excusarnos en la frase típica "pues así soy yo"; "no puedo cambiar"; "yo no escogí ser así", para recordarnos, que nacemos en piedra bruta y que depende de nosotros hacer una obra de arte de nuestras vidas. O un personaje arduo, basto y burdo que no enriquezca a su alrededor. ¿Cómo soy?, ¿Quién quiero ser yo?, ¿Cómo es mi temperamento desde que tengo recuerdos? y, ¿Cómo me he preocupado de formar este carácter? Ánimo 5 seguidores del Blog. Pongámonos a moldear la arcilla ya dura de nuestro carácter con una poca de agua de paciencia y humildad. Tendrás éxitos que ni siquiera imaginabas poder cambiar...

15 comentarios:

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenas noches Cesar, cuanto tiempo que no cruzabamos vivencias, a nosotros, de un tiempo a esta parte, no paran de sucedernos cosas de la vida, buenas y malas, que si la familia, que si la niña se traslada, que si los cumples, que si las vacaiones,etc..
Tengo tres obras en el caballete inacabadas, Encarna no tiene tiempo,(temporalmente), esta mas por la labor existencial pura y dura,(ves que i farem): dice ella, es lo que se impone....En fin...Casi que no bloggeamos por ahi, pero nos alegra tener noticias tuyas y ademas ese viaje que preparas a estas tierras, lastima que en ese puente tenemos previsto irnos a nuestra querida Cerdanya, quizas nos hubiesemos conocido. Como estamos a un paso de Andorra, por la cuestion Navideña, ya sabes, a lo mas baratito que no esta el horno pa bollos.
Lo que nos planteas en tu post, sobre el temperamento y el caracter a mi parecer tiene que ver mucho con la posible educacion que recibes desde peque, cierto es que el temperamento es innato, la rebeldia de la juventud es intrinseca, luego, el caracter, creo...Se forma con lo que absorbes de tu alrededor y como lo asimilas, creo que en la mayoria de los casos el ser humano tiene tendencias bastante agresivas, por impotencia, por falta de conocimientos o cultura, no obstante y generalizando la sociedad aprieta, de alguna manera y a mi me pasa, delante de los avatares de la vida suelo tener un caracter analizador con todo lo que me rodea para intentar separar
lo que se puede considerar negativo o valido para los demas que me rodean o para mi mismo, pienso que esta forma de actuar fortalece el respeto mutuo que en resumen me da un temperamento y caracter aceptable, para mi y mis circunstancias.
Agradecemos tu visita y tu huella,
Abrazos cordiales.
Jesus
P.D. Si tienes tiempo en esos dias que vengas a Barcelona, te recomiendo un sitio, donde algunas veces nos reunimos los amig@s, Restaurante La Muscleria, www.muscleria.com, C/Mallorca nº 290, no esta mal y tienen Sidra.

El aprendiz de filósofo dijo...

Jesús: gracias por tus invitaciones, pero me averguenza que creas que deseaba molestaros. De verdad, gracias por tu hospitalidad y por el consejo de la Muscleria, que si tenemos tiempo y estamos cerca, visitaremos con María.

Me ha enriquecido mucho tu aportación de que "el caracter, creo...Se forma con lo que absorbes de tu alrededor y como lo asimilas".

Y tienes mucha razón, depende de tantas oportunidades y circunstancias externas a ti y de sus reacciones...

Saludos a Encarna y a meter mano a esas pinturas cuando la diosa de la inspiración te de tiempo y arte, como siempre es vuestro caso...

Hasta siempre.

vayeciyos dijo...

Me siento super optimista después de leer esta entrada!!

El aprendiz de filósofo dijo...

Que esos sentimientos pasen a tus mejores actuares. Felicidades.

AdA... dijo...

Estoy muy de acuerdo en lo del temperamento de base o esencial de cada ser. Por eso, "supongo" hay tantas maneras de ver, aceptar y/o emprender lo que sea; que siendo lo mismo, según quien lo vea o sea el emprendedor, lo "entenderá o llevará según él en esencia", en cuanto al temperamento. Y por otro lado, según haya sido su experiencia hasta el momento (personal y en cuanto a entorno). Pero siempre, siempre, sobresaliendo "su gracia de nacimiento".

La maestra (o artista) vida es la que nos va dando forma, pienso, pero siempre, creo, parte de nosotros el dejar que pula más unas partes que otras; eso, siempre depende de nuestra tendencia temperamental... Dejando que potencie lo que nos guste y que borre (plegándo/nos a ello y su dolor)lo que vemos más o menos negativo. También pasa mucho, que cuando no quieres que te toquen algo; "la artista" se presenta pretensiosa con una nueva oportunidad, de vez en cuando y en cuanto te pilla descuidado jeje, te mete mano jajaja...

Sinceramente, pienso, salvo casos de "enfermos" que la obra de arte gana con los años;)

Gracias por tu visita. Saludaré a Juan Ramón de tu parte (y al del fandango, igualmente;)

Abrazo

El aprendiz de filósofo dijo...

Ada:

Igualmente gracias por acordarte del Blog. Me ha gustado tu aportación por ese aroma tan positivo que das a las aportaciones que te da la vida al carácter...

Como dice el principio: cada quien recibe las cosas de acuerdo al recipiente.

Y tú Ada, eres un buen recipiente...

Saludos.

José Luis dijo...

Hola, César (y a todos).

Qué alegría volver a leerte activo en el blog. El mío lo tengo completamente abandonado y hoy, al reentrar, vi que habías encendido una lucecita.

Un abrazo.

Haideé Iglesias dijo...

Ah, pero tú me estás haciendo trampa... yo diciendo que era filosofa y tú que lo único que le preocupaba era comer... más o menos,.. jajajaja...

Qué sonrisa, además un encanto, abierta y dicharachera... y seguro que sabrá bailar muy bien, ya me lo dirás, ya :))

Mmmmm, que placer contemplarla...
Ánimo César, que tu alma, vuestras almas están en sintonía...

El cambio, este se produce en el momento en el que dejas de aferrarte a lo eres y te zambulles de lleno a vivir. Todo ese potencial que es tu temperamento se mostrará entonces... es lo innato... dejarlo fluir... claro que no es bueno confundirlo con "todo vale" mejor puntualizar esto...
Un cariñoso abrazo para los tres, y un saludo a todos :)

El aprendiz de filósofo dijo...

Hola otra vez José Luis:

Es verdad que cuesta mantener el blog; es como un hijo cibernético al que hay que tenerle cariño y darle de comer de vez en cuando, sobre todo -como en tu caso- sabemos que enciende una lucecita en la mente y el corazón.

Cdt.

El aprendiz de filósofo dijo...

Haideé:
Su ritmo vital es dormir, reir, balbucear, comer y dormir... y así sucesivamente. Es una gozada.

Siempre me ha impactado tu visión de la vida, y en este caso, la aportación que haces respecto al dejarse llevar. Hace muchos años estuve en una institución en la que uno de los directivos me dijo que debía no sonreír tanto... le dije que no podía, que era "mi manera de ser" y que eso no era malo... para entonces empezaba a liberarme y a ser yo mismo gracias a esos palos que te va dando la vida...

Y decirte que no sé como bailará María. Yo y mi mujer bailamos mucho con ella canciones apasionadas y latinas... la última: "corazón espinado" o "esa mujer me está matando" con la guitarra maestra de Carlos Santana. Pero ojo... se duerme con Mozart. ¡Que conste!

GregorioSamsa dijo...

Hola de nuevo, ahora con el nick de "guerra".

Para luces las de nuestra fluente haideé, que aprendió a dejarse llevar por la corriente de la vida y ahora disfrutamos de ese genuino dialogos, que es la forma en que lo puede expresar en este medio.

En ese sentido, es como María. Eso es lo que admiramos y 'envidiamos' más de los pequeñajos, su ingente capacidad para ser espontáneos, frescos y naturales.

Unas gotas de imprudencia son un excelente perfume, César, aunque algunos prefieran otros olores más 'estancados'.

El aprendiz de filósofo dijo...

Bienvenido como siempre Gragorio: tus comentarios nos hacen falta.

Tienes razón al hablar de la espontaneidad o la imprudencia Greg, pues es fuente también de nuevos descubrimientos y de autenticidad. Un carácater matemátizado no es humano.

Cdt y siempre en pie de Guerra

artemisa dijo...

Cesar te deseo una Feliz Navidad junto a tus seres queridos. Que Jesús llene de bendiciones tu hogar y tu familia.

Un abrazo y bendiciones!

Choco dijo...

Entonces... una persona que se conoce como de 'temperamento fuerte' puede llegar expresarse en palabra y obra para los demás (y para consigo mismo) de forma cordial, serena, rigurosa, meditada,...?
Gracias por darle un trocito de queso a Ratatouille.

El aprendiz de filósofo dijo...

Choco: esperando que de antemano me perdones el ejemplo -y siguiendo a los filósofos clásicos- el hombre es "un animal de costumbres..."

No sé si has visto en una Cadena de TV el famoso "Encantador de perros". Es sorprendente como un can que es bravo, mordedor, mal-humorado, este Encantador puede convertirlo en un perro educado, dócil, domesticado...

De verdad; si me hubieras conocido en mis años mozos yo tenía, (y tengo pues he nacido con él) un temperamento que me hace saltar a la primera, ponerme con malos humos y capaz de soltar improperios. Sin embargo, a base de ejercicio, de tomarme "la vida con filosofía", de no tomarme a pecho cosas, he ido logrando "educar" estas reacciones hasta un punto que mis padres y hermanos que me conocían de niño, dicen que ahora, no me conocen....

Anímate a trabajar ese temperamento, para que quien te conozca, pueda decir. ¡Cuánto ha cambiado la vida de Choco! Está irreconocible... para bien.