sábado, 28 de marzo de 2009

Aprender de la naturaleza

Tenemos la suerte de vivir a dos pasos de la playa. Rodeados de un largo aunque poco ancho bosque y unos inmensos huertos de naranjos que en estas fechas empiezan a estallar en flor de azahar y consiguen perfumar la huerta norte de Valencia.
Camino de casa al tren, del tren a casa, me pregunto -como todos las primaveras-, porqué los hombres nos negamos a aprender las enseñanzas de la naturaleza, la sabia naturaleza. ¿Porqué los hombres no queremos crisis? Siempre queremos estar bien, no queremos podas como los árboles ni rachas de vientos que hieran a las ramas débiles, ni heladas que debiliten a los brotes vanos o lluvias que los limpien. Pertenecemos y educamos a nuestra descendencia a triunfar, a crecer, a ganar, pero no a perder, a fracasar o a morir...

Os invito a que esta primavera y a que en los días de asueto que nos den las fiestas religiosas, pensemos un poco y en soledad en la necesidad de parar una vez al año, de apagar los motores de la mente y retirarse a pensar, a filosofar un poco. Aprendamos que el árbol seca sus ramas en otoño, "muere" en invierno y renace en flores en primavera.

En mi camino de la playa al tren y del tren a la playa cuando abro las ventanas para oler al azahar, me vuelvo a preguntar: ¿porqué aprendemos tan poco de la naturaleza? Pregunta para resolver queridos 4 ó ya 5 seguidores y perdonad mi retraso en la publicación, pero hay un nuevo brote en el vientre de mi mujer que nacerá con las flores de mayo y ello me obliga a cuidarla(s) y a trabajar más. Gracias por adelantado.

¡Qué paséis una buena primavera y unas buenas fiestas religiosas!

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Aprendiz por tus refencias a la familia.
Atte. Tu mujer.

Yandros dijo...

Hola aprendiz!
Como nos sucede a todos los bloggers, llego de rebote y como esta es la primera entrada que leo, ante todo FELICIDADES! A ti y a tu mujer claro.
Me ha gustado el nombre del blog. Me ha gustado la humildad con la que se escribe, y sobretodo me ha gustado que se hagan preguntas. En este mundo damos por supuestas tantas cosas que la filosofía muere por inercia; no nos asombramos de nada.
El hombre no coge el ritmo de la naturaleza, no se rinde a sus ciclos, no establece un tiempo para reflexionar y otro para actuar, sencillamente (en mi humilde opinión) porque es consciente del paso del tiempo. No creo que nada en la naturaleza tenga esa impaciencia innata por hacer cosas. Y es sencillamente porque la naturaleza tiene todo el tiempo del mundo, no importa la individualidad sino el colectivo. Para el ser humano la individualidad es algo a lo que no puede renunciar.
Seguiré pensando en semana santa, aunque yo escaparé del olor a incienso y el redoble de los tambores y trompetas, buscando mi propia paz interior junto a mi mujer.
Un saludo, me ha gustado el blog,

florecejonia dijo...

Me traiste a la memoria una frase de Rilke:

"Vívelo todo: la belleza y el espanto"



Y enhorabuena!

AdA... dijo...

¡Felicidades..., por nacimiento que se avecina!

Y, también, por la nueva reflexión, que te brotó con la presente primavera. Da para seguir filosofando sobre ello.

¿Por qué aprendemos tan poco de ella?

Te preguntas. No lo sé, pero así de pronto, me vino la misma sensación de cuando tienes algo o alguien y no lechas mucha cuenta y después, ante su falta, es cuando te das cuenta de su valía. Y tal vez sea un poco de eso, no valoras esa realidad y sus lecciones porque están de contínuo ante tus ojos e, inconscientemente, lo vas dejando para otro momento.
¡Ojalá, siempre haya algo o alguien que nos motive y ponga en situación de darnos cuenta de esa oportunidad para aprender y reflexionar en lo más necesario...!

Gracias (y nuevamente, enhorabuena a tu esposa y a ti, en tan especial primavera)

El aprendiz de filósofo dijo...

Yandros: gracias por tu visita en la que serás siempre bienvenido. Como podrás ver este Blog no pretende sino hacer pensar un poquito, que para estos tiempos ya es decir.

Me ha gustado mucho también la visión que haces de la naturaleza y sus ciclos, y tienes razón: ella no tiene prisa porque no tiene ambiciones como nosotros.

Buenos días te esperan con tu mujer gracias al aprendizaje de lo importante... ¿qué es lo importante?

GregorioSamsa dijo...

¡Enhorabuena por tan feliz acontecimiento, César!

Y no te preocupes por la tardanza. Hay que estar a las duras y a las maduras.

Las semillas del pensamiento no florecen de un día para otro.

Un abrazo.

El aprendiz de filósofo dijo...

AdA:

Pues sí, a veces el tener tantas veces las lecciones o personas delante de nuestros ojos puede hacernos olvidar la validez o belleza de las personas o acontecimientos... en este caso la naturaleza.

Como ves, a veces las prisas, la ceguera de lo inmediato (igual a no mediato), nos hace olvidar lo esencial y yo creo que la vuelta a lo esencial es el secreto de muchas cosas.

Gracias por tus visitas y ya me iré pasando con respeto por tu Blog.

El aprendiz de filósofo dijo...

florecejonia:

Bueno... mi intención no era hacer poesía, pero al redactar el Blog vi que me quedó con tonos poéticos y decidí dejarlo...

Y gracias por recordarnos a Rilke a los que nos gustó leerlo hace años.

El aprendiz de filósofo dijo...

Gracias Gregorio:

Tienes razón que las semillas del pensamiento no nacen de un día para otro...

¿A ti no te cuesta inspirarte o decidirte por qué tema escribir o publicar?

Y gracias por tus honestas felicitaciones.

GregorioSamsa dijo...

Pues no mucho, la verdad. Y eso es debido a que no tengo un criterio, objetivo o finalidad específica. De hecho tengo la bandeja de "textos pendientes de publicar" repleta de temas. Pero nada, chico, no me animo a publicarlos.

Bueno, eso y que tampoco es que tenga muchísimo tiempo mental disponible. Ahora estoy enredado en dos temas muy alejados de los que reconocerías como míos: la superdotación y la reforma contable. No doy abasto con tantas cosas...

El aprendiz de filósofo dijo...

Gregorio: en la variedad está el gusto... no me sorprende la superdotación... ¡pero la reforma contable!... sí me has dejado k.o.

vayeciyos dijo...

Ya falta muy poquito!! ánimo y felicidades a los dos.

Qué bonitos recuerdos me traes de aquellas tierras...

El aprendiz de filósofo dijo...

Muchas gracias y ya sabes que siempre tienes una casa en Valencia Vayeciyos...

Madeleine dijo...

César, primero que nada un placer hacer contacto contigo por esta vía y felicidades por el nacimiento de esa nueva vida que estoy segura llenara la tuya..

Con todo el respeto, comparto tu comentario y los comentarios del resto de las personas que han participado en este foro.

Hay una frase que me encanta y con la que me conecto, hoy dia, con mucha facilidad:

"El futuro es el resultado de lo que construyes en el presente que ya es pasado"

Una de las cosas más bellas que la vida nos ha regalado es la naturaleza, porque ella nos permite autodescubrirnos y conectarnos con nuestra esencia.

La invitación es a que re-descubramos la valía de nuestro ser y nuestra esencia.

Abrazos a todos. Con mucho Amor,

Madeleine

El aprendiz de filósofo dijo...

Madeleine:

Gracias por tus buenos deseos.

Precisamente la vida humana es una de las mejores lecciones que nos puede dar la naturaleza para re-descubrirnos como sugieres.

Respecto al factor tiempo, yo suelo decir a mis asesorados que el pasado ya no está, el futuro no lo tienes y lo único que es cierto es el presente.

Cuídate y otra vez gracias por tus buenos deseos.

Dafne dijo...

Lo primero,felicidades.
En mi opinión,esa sensacion de dueños del mundo,dioses de la naturaleza que tenemos las personas del ¿Primer mundo?Nos priva de la humildad para aprender de la tierra; eso en otras culturas no pasa,a veces somos tan tristes...

Un beso,adoro la filosofía (Doy buena cuenta de ello en la última escrita en estos momentos)

El aprendiz de filósofo dijo...

Bienvenidad Dafne: ¡qué bueno que la filosofía práctica te hace tanto bien que te ayude a adorarla! Si sigues vistando el Blog te recomiendo la Etiqueta del 5 de septiembre de 2008. te gustará pues es un calco de tu pensamiento sobre ese "primer mundo2 en que vivimos...

Un saludo