domingo, 2 de diciembre de 2007

Aprender a escuchar


Muchos de los problemas de los que se me consulta, tienen que ver con la escucha. La naturaleza dotó al ser humano de un par de oídos y sin embargo, parece que los ocupamos poco... quizás hasta porque nuestros mensajes son cada vez más cortos: tv; móviles; chats...
Me imagino que conoces la diferencia entre oír y escuchar. Puedes oír el tráfico que pasa por tu calle o tu trabajo; pero puedes escuchar y distinguir cada uno de los sonidos: la motocicleta; el coche de bomberos; las voces humanas...
Así debemos hacer en nuestras relaciones: estamos acostumbrados, habituados, aburridos de oír, pero son muy pocos lo que nos proponemos escuchar: escuchar lo que quiere decir tu madre con esa frase relativa a las próximas fiestas; escuchar lo que quiere decir tu mujer respecto de la relación de la pareja; escuchar lo que te avisa un amigo como una advertencia.

Sí amigo; aprende a escuchar y tus relaciones familiares, sociales y profesionales, mejorarán, ¡seguro que sí! Hasta pronto.

1 comentario:

vayeciyos dijo...

Sin duda un consejo básico pero muy firme y útil, aplicable a muchas facetas de la vida, desde las relaciones afectivas hasta el entendimiento dentro de una empresa.

¡FELICIDADES POR EL BLOG, A SEGUIR ACTUAIZANDO!